Inicio| Noticias| Novedades| Avisos| Grupos| Galería| Biografía| Historia| Sacerdotes| Contacto
Buscar
Noticias
14 de Julio de 2014
Francisco: Cuando el hombre pierde su humanidad ¿qué nos espera?
Creo que este sea el momento más fuerte del reduccionismo antropológico. Cuando el hombre pierde su humanidad ¿qué nos espera?
Francisco: Cuando el hombre pierde su humanidad ¿qué nos espera?

“Creo que este sea el momento más fuerte del reduccionismo antropológico. Cuando el hombre pierde su humanidad ¿qué nos espera? Pasa lo que yo llamo en lenguaje común una política, una sociología, una actitud del “descarte”. Se descarta lo que no sirve porque el ser humano no está en el centro”, dijo el papa Francisco, al almorzar, el pasado 12 de julio, con los participantes al seminario internacional sobre “el bien común global hacia una economía más inclusiva”, organizado por el Consejo Pontificio de la Justicia y de la Paz y por la Segunda Sección de la Secretaría de Estado, que se celebró en el Vaticano.

“Es muy importante lo que hacen -dijo el Pontífice- reflexionan sobre la realidad pero sin miedo y con inteligencia. Eso es un servicio”. Después, refiriéndose a los temas tratados en el Seminario, pronunció unas breves palabras sobre el reduccionismo antropológico

“Creo que este es el momento más fuerte del reduccionismo antropológico. Al hombre le pasa lo mismo que al vino cuando se vuelve aguardiente: pasa por un destilador organizativo. Ya no es vino, es algo distinto: quizás más útil, con más calidad, pero no es vino. Para el hombre es lo mismo: pasa por este destilador y acaba -y lo digo en serio- por perder la humanidad y convertirse en una herramienta del sistema: sistema social, económico, un sistema gobernado por el desequilibrio.

Cuando el hombre pierde su humanidad ¿qué nos espera? Pasa lo que yo llamo en lenguaje común una política, una sociología, una actitud del “descarte”. Se descarta lo que no sirve porque el ser humano no está en el centro. Y cuando el hombre no está en el centro, hay algo que sí lo está y el hombre está a su servicio.

La idea es, entonces, la de salvar al hombre, en el sentido de que vuelva al centro: al centro de la sociedad, al centro de los pensamientos, al centro de la reflexión. Llevar otra vez al hombre al centro. Es una tarea hermosa y ustedes la llevan a cabo.

“Les doy las gracias -les dijo Francisco a los académicos, expertos y representantes de grandes empresas participantes del seminario-, estudian, reflexionan, organizan estos convenios para eso, para que no se descarte al hombre.

“Se descartan los niños, añadió el Pontífice, porque el nivel de natalidad -por lo menos aquí en Europa- lo conocemos todos; se descartan los ancianos porque no sirven. ¿Y entonces? Se descarta toda una generación de jóvenes y esto es gravísimo”.

“He visto una cifra: 75 millones de jóvenes, menores de 25 años, sin trabajo. Los jóvenes 'ni-ni': ni estudian. Ni trabajan. No estudian porque no tienen posibilidad y no trabajan porque no hay trabajo. ¡Es otro descarte! ¿Cuál será el próximo? Detengámonos a tiempo ¡por favor!”.

Al final el Papa dio nuevamente las gracias a los comensales por su labor y sus iniciativas para “ajustar esta situación desequilibrada y recuperar al hombre poniéndolo otra vez en el centro de la reflexión y de la vida”. “¡Es el rey del universo! -exclamó- Y esta no es teología, no es filosofía, es realidad humana. Así saldremos adelante”.

El seminario que se realizó en la Casina Pio IV, ubicada en los jardines del Vaticano, se inició el viernes 11 de julio por la tarde, con una disertación del secretario de Justicia y Paz, monseñor Mario Toso, quien indicó que la propuesta de una economía siempre más inclusiva no implica renunciar a una economía de mercado.

Fuente: www.aica.org

Red Band CS Sistemas Desarrollado por
Parroquia Santa Lucía
© Copyright 2014 - Parroquia Santa Lucía Paraná - (0343) 435-1510